Pendientes de Bebe
Bebé Maternidad Regalos

Cuando Poner los Pendientes de Bebe

Recuerdo que al nacer mi Anita ya tenía uno de los 3 pares de pendientes de bebe, esperando ser puestos por la enfermera.

A mí me daba miedo, en aquel momento sólo esperaba que no se diera cuenta de nada, al menos eso quería pensar.  A mí me pusieron mis primeros pendientes cuando tenía 9 años,  y  a pesar de las dos horas que espere que el hielo adormeciera mi lóbulo, aguante  porque quería por fin estrenar los pendientes tan bonitos que mi madre tenía guardados.

Al venir yo al mundo, mi madre no quiso que me los pusieran porque no quería que me hicieran llorar, ni ponerse nerviosa ella, ya era yo la cuarta hija y se negó en redondo.

Pero al pasar el tiempo, mis amigas siempre lucían aretes bonitos y yo también quería tener los míos, así que pedí a la abuela de una de mis amigas que me los hiciera.

Me dormiría la oreja o mejor dicho el lóbulo solamente y no me enteraría de nada. La verdad es que no me dolió mucho,  solo un pequeño cosquilleo,  pero estuve casi dos horas esperando a que el hielo hiciera efecto. Es decir que me dejara el lóbulo tieso. Llevaba conmigo los pendientes de oro pequeños con una punta muy fina que me regalaron en el bautizo. Pero no fueron los que me pusieron ese día.

El proceso sería fácil, primero me haría el agujero con una aguja muy finita y pasaría  hilo rojo,  y este hilo haría de pendiente, así quedaría marcado el agujero durante un mes  y al cabo de ese tiempo, cuando esté curado me sacaría el hilo y podría ponerme los pendientes que quisiera. (Te hablo de hace años luz jeje esta técnica es la de las muy abuelas) Si quieres ver algunos consejos sobre los primeros pendientes. ¡Empecemos!

Los Primeros Pendientes de mi Anita

Pero al nacer mi Ana al siguiente día de nacida, nos preguntaron: «Si  queréis que le pongan los pendientes, este es el momento”. Dijo la enfermera.

No sabía qué hacer, sufría al  pensar que le harían daño, pero también pensaba si realmente era necesario estaba hecha un mar de dudas.

La enfermera dijo que sería muy rápido, entonces les dije que sí, pero que sea lo más rápido posible para que no sufriera ni ella ni yo. Pasadas las horas, recuerdo que estaba en la habitación del hospital y se la llevaron para poner los pendientes.

Yo estaba pegada a la puerta para ver que todo esté bien. Al cabo de un momento escuche un llanto de bebe, es mi Anita pensaba, estaba llorando mi bebé y se suponía que no se enteraría de nada.

Después de unos minutos, todo volvió a la calma, y me la trajeron en aquellas camitas de hospital, pero en la almohada había 2 gotas de sangre, no podía contener los lagrimones que me salían, al ver que mi bebe había sufrido.

Entiendo que a esa edad sea más recomendable ponérselos. Porque se están quietos y si lloran después no lo recuerdan. Pero sí que debe doler, así que mamis la decisión de ponerles pendientes de bebe es muy personal.

Al regresar mi marido, pues fue a desayunar, le conté y me dijo: “son tan pequeños no se enteran del dolor quedan profundamente dormidos”. “No es lo mismo cuando son más grandes, ya verás que estará tranquila,  póntela en el regazo y cálmate, fue lo que me dijo”.

Eso hice, la besé y me quede un buen rato con ella en mis brazos. Después se despertó y estaba mirándome con sus ojazos tan lindos, como si nada perturbara su mirada y yo estaba más tranquila.

Cómo Ponen Pendientes a los Bebes Actualmente

Hoy en día, en las farmacias pueden poner pendientes y para eso usan unas pistolas especiales que ayudan a que este proceso sea más rápido y según dicen menos doloroso.

Me refiero a los perforadores Inverness 2000, tienen un sistema muy innovador,  son específicos para la oreja.

Entre las características  que tienen destacan:

  • Totalmente estéril
  • Seguro
  • Rápido
  • Hipo alergénico

Conclusión:

El que sea rápido no quiere decir que no duela pero si aseguran que es lo suficiente rápido  para que sea lo menos doloroso posible.

Así que,  si no sabes que hacer, valora lo que te digan tus amigas y familiares, en mi experiencia te diré que no es totalmente indoloro.

Pero con el método de Inverness puede ser lo menos doloroso posible,  la decisión final  la tienes tú.

Un  abrazo!! Ah!! no te olvides! si crees que puede ayudar o interesar a otra persona, Compártelo! 🙂